Pipatón y Yarima siguen siendo personajes emblemáticos: Recuerdan que con amor todo es posible.

La estatua es un reconocimiento a los indígenas habitantes de la Tora, la ciudad colombiana que hoy llamamos Barrancabermeja: el cacique Pipatón y su compañera Yarima, representan la raza indígena de la familia Yariguíes, de la comunidad caribe.


Los barranqueños hoy, guardan profundo respeto por sus antepasados. Por ello les gustaría que este monumento tuviera atención especial para recobrar vida a la historia barranqueña.