Pedro Pablo artesano con 87 años es una muestra perfecta de superación.

Si hoy en día los jóvenes tuvieran la fuerza, entrega y creatividad de Pedro Pablo, muchas familias estarían inmersas en ideas fabulosas que traerían economía a sus hogares. En su taller, algo casero para los profesionales, el hizo un espacio dedicado a la fabricación de artesanías en madera.

La talla y decoración en cada objeto construido son observados minuciosamente por este hombre de 87 años que dedica su tiempo e imaginación a la productividad en casa; hace que estas artesanías sean la muestra perfecta de superación aún en la etapa como adulto mayor.


La esperanza de seguir impulsando con su ejemplo a la juventud sigue intacta, las ganas y el deseo por superarse cada día crece más pese a que para muchos, la tercera edad es sinónimo de abandono, para Pedro Pablo significa continuar.