Nohema ofrece el mejor producto a sus clientes: “La Limonada”.

Es una mujer que en su valentía hace en la venta de comida la entrada económica principal para su hogar. En su esfuerzo por ofrecer el mejor producto a sus clientes, Nohema sabe que tiene razones de peso para hacerlo: su familia depende de ella.


Su tiempo lo distribuye para cumplir con sus funciones y aunque sabe que la informalidad no es respaldada por el gobierno local, Nohema trabaja honradamente en una esquina del sector comercial. El trabajo que se adelanta desde la administración municipal es recuperar el espacio público y lograr que los vendedores informales cuenten con las garantías en espacios habilitados para ofrecer sus productos.