Dos cucuteños, coinciden que además de la concentración, seriedad y la disposición de entregar un trabajo de calidad a quienes los observan, reconocen que es mejor dar el todo por el todo, porque viven solo su momento con intensidad.

Carlos y Jackson amigos de la frontera venezolana buscan un nuevo horizonte posiblemente la Costa Atlántica para que conductores aprecien el verdadero arte callejero a través de sus actuaciones. Su amor por este arte los formó empíricamente y juntos llevan 4 años recorriendo el país.