El Puente Elevado se convirtió en el puente de la reconciliación.

El puente elevado fue el lugar estratégico elegido por la Iglesia Católica donde la danza tradicional pasó a ser un instrumento constructor de paz. El blanco resaltó la vivencia del sector nororiental y fue el motivo para confirmar el compromiso desde la administración municipal con la reconciliación a través del amor y el respeto entre sus habitantes.

El puente elevado se convirtió en el puente de la reconciliación, luego de ser parte de una división territorial en el municipio.