Darío Fernando al mejor estilo del argentino Lionel Messi.

El cambio de look también se vive en la casa del alcalde municipal con el más pequeño de la familia.
Su mama, la primera dama de municipio quien lidera procesos para beneficio de una ciudad desde su despacho, es quien en casa, se encarga del cambio de look de su pequeño hijo siguiendo las instrucciones al pie de la letra de un tinte para cabello temporal que con facilidad se quita de la cabeza de su más grande tesoro.

El alcalde, a pesar de sus múltiples ocupaciones, cumple su función principal como papá la cual es velar por la alegría de su hijo y sin oponerse a su cambio físico hace que esta experiencia sea positiva para su formación. Su hermano, que aunque es pieza fundamental para su desarrollo, deja que comparta estas nuevas aventuras recordándole que crecerá.


Darío Fernando hace que los cambios comiencen a notarse con la luz del sol en la casa Echeverri Nuñez. La unidad entre ellos es tan evidente que por eso son ejemplo de familia para esta ciudad.